Nuestro Proceso De Infertilidad (1era Parte)

Blog-Header.jpg

Nos gustaría compartir contigo nuestro proceso de infertilidad más detallado esperando que nuestra historia pueda traerte esperanza si es que estas pasando por algo similar, o a lo mejor conoces a alguien que lo está experimentándolo, o simplemente quieres saber más acerca de las muchas parejas que tienen dificultad para quedar embarazadas. 

Historia de amor

Cada historia de amor es diferente y la de nosotros es definitivamente muy especial. Isaac y yo nos conocimos siendo muy jóvenes. Fuimos nuestros primeros amores. Salimos por tres años y nos casamos en el 2011. No queríamos empezar una familia luego luego porque teníamos otras metas que cumplir antes de convertirnos en padres. * Puedo escribir otro blog después con más detalles acerca de nuestra historia de amor. 

image2.jpeg

Historial médico

No fue hasta finales del 2015 cuando Dios puso el deseo en nuestros corazones de empezar una familia, así que dejé los anticonceptivos (los cuales los empecé a tomar en cuanto nos casamos.) He vivido con Ovarios Poliquísticos desde que tengo 16 años, así que siempre he estado monitoreada por mi ginecóloga. Es por eso que fui a verla a principios del 2016 para decirle que había dejado los anticonceptivos. Ella me ordenó una serie de exámenes de laboratorio para checar como estaba de salud. Ella encontró que mis niveles de hormonas no estaban donde tenían que estar, así que primero tenía que tratar eso. Después de un par de meses, todo se veía "bien." El único problema es que no ovulaba por los quistes, entonces intentamos un tratamiento para ovular (tomado) por tres meses. Ella dijo que era mi primer opción y que esperaba que me embarazara durante esos meses del tratamiento. Nada paso, así que me recomendó asistir a un centro de fertilidad para ser examinada con más profundidad. Mi confianza nunca ha estado completamente en doctores porque yo creo en un Dios que es fiel a sus promesas y un Dios de milagros, pero creo también que El usa excelentes doctores a través del camino para ayudarnos en nuestro proceso.   

Cirugía

No fue fácil asimilar que teníamos que acudir a un centro de fertilidad, pero finalmente hicimos cita con un gran doctor especialista en fertilidad que ella nos recomendó. El reviso mi historial médico y ordeno nuevos exámenes de laboratorio, así como otros exámenes no muy placenteros que nunca antes me habían hecho. Después de una serie de exámenes, el encontró que yo tenía bloqueo en mis trompas de falopio y esa era la razón principal por la cual yo no podía quedar embarazada. Él nos recomendó cirugía luego luego, pero yo tenía que esperar un par de meses para poder tomar tiempo del trabajo para poder recuperarme de la cirugía. Oramos durante esos meses por que se hiciera la voluntad de Dios, y nos sentimos en paz de que estábamos en buenas manos. El día de la cirugía finalmente llego en junio del 2017. Mi doctor pudo remover el bloqueo, pero nos dijo que mis trompas estaban dañadas y que era posible tener un embarazo ectópico cuando intentara embarazarme, y no solo eso, también encontró endometriosis etapa 1. Estas noticias claramente no fueron buenas, pero lo repito, nuestra confianza estaba en Dios que es fiel a sus promesas.

Tratamiento de fertilidad

Me recupere de la cirugía, y después de dos meses, mi doctor dijo que estaba lista para empezar tratamientos de fertilidad. Él dijo que teníamos dos opciones, IA (inseminación artificial) y FIV (fertilización invitro), IA era menos cara que FIV y él dijo que podíamos intentarlo tres veces antes de irnos a FIV. Oramos como nunca antes y empecé con inyecciones en mi vientre y me monitoreaban casi todos los días. El primer mes produje dos óvulos, pero ninguno se fertilizo. Fue un mes lleno de emociones porque no solo Isaac y yo teníamos nuestras esperanzas muy altas pero nuestros papas, y nuestros amigos más cercanos sabían acerca de esto. Muchas emociones vinieron a mi mente cuando me di cuenta que no estaba embarazada y tenía que decirles a todos que el tratamiento no había funcionado. Después de unos días difíciles, entendimos que no era nuestro tiempo aún. Tuve que esperar un mes para poder empezar el próximo tratamiento y dejar que mis ovarios descansaran, así que continuamos orando. Una vez que el doctor vio que mi cuerpo estaba listo, él nos animó a intentar de nuevo. Esta vez no le dijimos a nadie y empezamos el segundo tratamiento en octubre 2017. Todo fue diferente, Isaac y yo estábamos super relajados, nos metimos de lleno a la iglesia que asistimos, estábamos creyendo juntos por un milagro, y solamente unos días después de este segundo tratamiento yo comencé a sentir los cambios en mi cuerpo. Era muy pronto para confirmar que estaba embarazada porque tenía que esperar por lo menos dos semanas para hacerme la prueba de sangre. Sin embargo, no podía esperar más para saber si estaba embarazada, así que compre una prueba de embarazo casera. ¡La prueba dio positivo al instante! Yo había tomado tantas pruebas en el pasado siempre con resultado negativo que no me pude contener y sorprendí a Isaac cuando regreso del trabajo ese día. Los dos estábamos llorando y estábamos felices de que nuestro tiempo para ser padres por fin había llegado. Le dimos gracias a Dios y esperamos unos días más para la prueba de sangre para confirmar que estaba embarazada. La prueba de sangre mostro niveles altos de unidades lo que significaba que estaba embarazada con más de un bebe. Estábamos voladisimos y felices de que pudiéramos estar esperando gemelos. 

ultrasound.jpeg

Nuestra Historia Continuará ...